Hospital Sant Joan de Déu Barcelona

Guía Diabetes tipo 1

Centro para la Innovación de la Diabetes Infantil Sant Joan de Déu

Consejos

Madre abarazando a su hijo - Scott Howse - Flickr - CC BY-NC 2.0
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Emociones

Una separación implica un profundo impacto emocional en los hijos por muy “bien que se haga”. El mal control de la diabetes puede ser una llamada de socorro del niño, una forma de alertar y comunicar que, más allá de la diabetes, algo no funciona.

Esther Lasheras - Treballadora social - Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona
Esther Lasheras
Trabajadora social
Adolescente lanzando al aire frascos de insulina - Jeff Millmore - Flickr - CC BY-NC-SA 2.0
Edad: 
14 a 18
Emociones

En ocasiones, al llegar a la adolescencia, el niño que llevaba “bien” su diabetes ha dado paso a otro que se muestra rebelde, abandona la dieta y se olvida de lo que ya sabía.

Pasar del control al apoyo manteniendo cierta supervisión puede ayudarle a trabajar su autonomía y conseguir que lleve un mejor control.

Rabieta de un niño - Autor: Eduardo Millo - Flickr - CC BY-NC-ND 2.0
Edad: 
0 a 5, 6 a 8
Emociones

Atender a las emociones de los hijos es fundamental en los primeros años de la vida del niño, porque garantiza su futuro desarrollo social y una buena calidad de vida. Descubre cómo trabajar durante estos primeros años habilidades como el control de las conductas impulsivas, la empatía, la motivación, el respeto y la colaboración.

Pulgar en alto indicando aprobación - Kristian Niemi - Flickr - CC BY-NC-ND 2.0
Edad: 
14 a 18
Emociones

Reforzar positivamente a un adolescente cuando se comporta como esperamos puede aumentar su motivación y ayudarle a llevar un buen control de la diabetes. Nuestra conducta como padres y educadores es clave para aumentar su autoestima, el deseo del éxito y evitar la sensación de fracaso.

Padres consolando a su hijo triste
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Emociones

Vivir con diabetes es tarea complicada para los niños y para los padres. Te damos algunas claves para aprender a manejar adecuadamente la ansiedad y demás emociones que pueden aparer en la convivencia con la diabetes.

Bolígrafo o pen de insulina
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13
Emociones

Algunas estrategias útiles para atenuar la angustia que provocan los pinchazos diarios tanto a los niños como a los padres.

Niño aprendiendo a pedalear un triciclo con su padre - Stacy Brunner - Flickr - CC BY-NC-SA 2.0
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Emociones

“¿Estás alto?” es casi siempre la pregunta estrella. Sin embargo, debemos recordar que el niño es siempre más importante que el control de la diabetes

Padres explicando un cuento a su hijo
Edad: 
0 a 5, 6 a 8
Emociones

Entre los 4 y los 6 años, los niños se hacen menos obstinados y aumentan su capacidad de razonamiento, imaginación y comprensión verbal. Es el momento de implicarles, poco a poco, en una pequeña parte del manejo de su diabetes, sin forzar, respetando su ritmo.

Pataleta de un niño. Tim Malabuyo - Flickr - CC BY-NC 2.0
Edad: 
0 a 5
Emociones

De los 0 a los 4 años, los niños no respondes a razonamientos, pero sí a los estímulos afectivos, y tienden a imitar comportamientos. La actitud, la gestión de las emociones y las estrategias educativas de los padres pueden ayudar a los niños a sobrellevar mejor la diabetes.

Páginas