Hospital Sant Joan de Déu Barcelona

Guía Diabetes tipo 1

Centro para la Innovación de la Diabetes Infantil Sant Joan de Déu

Cómo gestionar los pinchazos

Bolígrafo o pen de insulina
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13
Emociones
Tags: 

Los pinchazos angustian tanto a los niños como a los padres. A pesar de ello, conviene aparentar ante los niños una sensación de tranquilidad que, a menudo, estamos lejos de sentir. Algunas estrategias útiles para gestionar los pinchazos pueden ser:

Preparar alguna frase, un mensaje corto y claro

No utilicemos largas explicaciones. Una buena frase puede ser: “esto es necesario pero es muy rápido, contamos hasta cinco y ya está”. Cuando son muy pequeños no entienden la razón del pinchazo, pero debemos transmitir que es algo necesario y hacer el proceso lo más corto posible.

Proporcionar recompensas después del pinchazo

Pueden ser recompensas sencillas, como un aplauso o hacer con los niños algo que les guste.

Introducir algún tipo de juego

Podemos hacer participar del proceso a uno de los muñecos de los niños, poner en una cartulina una carita sonriente por cada pinchazo, etc. 

No hay ninguna fórmula mágica, cada padre sabrá encontrar las palabras adecuadas y la manera de hacer más sencilla la situación.

Respetar el ritmo del niño

De manera progresiva y natural, conforme el niño crece irá entendiendo por qué tiene que picharse y podrá participar en ello, asumiendo cierta responsabilidad y aprendiendo que, aunque no le guste, es importante cuidarse y es por su bien.

No hay que olvidar que cada niño es diferente y, por tanto, cada uno necesitará un tiempo distinto en su adaptación a los controles y al pinchazo de insulina.

Para manejar mejor esta situación, es necesario que los padres aprendan a gestionar sus propias emociones, a la vez que hacen lo mismo con las de los niños. Para ello, pueden contar con el equipo de profesionales que les atiende en su centro médico.

Última modificación: 
16/06/2014