Hospital Sant Joan de Déu Barcelona

Guía Diabetes tipo 1

Centro para la Innovación de la Diabetes Infantil Sant Joan de Déu

Siete aspectos que tener en cuenta si viajas con un niño con diabetes tipo 1

Niño mirando un avión en el aeropuerto - Mitchio - Flickr - CC BY NC 2.0
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Escuela y ocio
Tags: 
Irune Goicoechea - Enfermera-Educación terapéutica en diabetes Hospital Sant Joan de Déu
Irune Goicoechea
Enfermera-Educación terapéutica en diabetes

¿Es posible salir de viaje cuando se tiene diabetes tipo 1? ¡Pues claro! Siempre y cuando antes planeemos, preparemos y organicemos bien todo lo relacionado con el día a día de la diabetes fuera de casa. 

Si ya has decidido ir de viaje, habla con tu equipo de diabetes, ellos te aconsejarán qué tener en cuenta antes, durante y después del viaje. 

Antes de salir de viaje

  1. Busca un hospital o centro médico donde puedas acudir en caso de tener alguna incidencia médica. Si viajas por Europa es conveniente solicitar la tarjeta sanitaria europa (TSE) con antelación. Si tienes contratado un seguro de viaje o de salud es útil informarse de qué trámites debes hacer en caso de necesitar ser atendido allí donde vas.
     
  2. Pide el informe médico. Solicita a tu equipo de diabetes un informe médico del niño, donde consten los detalles del tratamiento actual y el material que necesitas llevar en mano. Esto os ayudará a no tener problemas, especialmente en las aduanas. 
     
  3. Infórmate de las vacunas / profilaxis recomendadas. Según al sitio al que viajes, puede estar recomendada la vacunación o cumplir algunas medidas de prevención para evitar una enfermedad. Aunque el hecho de tener diabetes no contraindica ninguna vacuna o profilaxis, sí es importante administrarse la vacuna o profilaxis un mes antes de salir de viaje. En caso de que existe alguna reacción adversa, y esto provoque una descompensación de la diabetes, es mejor que suceda en casa y no durante el viaje.
     
  4. Ten en cuenta la diferencia horaria. Es posible que tengas que ajustar la pauta de insulina del niño para adaptarla al huso horario del destino al que viajes.
    • Si viajas hacia el Oste: se ganan horas en el día. Para evitar una descompensación es probable que tengas que añadir una dosis de insulina y una ingesta más a la terapia habitual.
    • Si viajas hacia el Este: se pierden horas de día, por lo que puede ser que necesites saltar una dosis de insulina y también una ingesta de comida que equivalga a esa dosis. 
       
  5. Lleva siempre más material del necesario. Siempre es aconsejable llevar en el equipaje de mano más cantidad de material del necesario, por si se pierde o se alarga el viaje. También conviene repartirlo entre los compañeros que viajan contigo. No es aconsejable facturar este material ya que las temperaturas bajas de las bodegas pueden estropearlo. No olvides llevar un kit de glucagón y recordar cómo se prepara.
     
  6. Controla la temperatura de la insulina. Pon atención en la conservación de la insulina, ya que a temperaturas extremas (más de 30ºC o menos de 0ºC) se altera su eficacia y pierde efectividad. Para evitar esto, se pueden utilizar neveras o bolsas térmicas. 
     
  7. Infórmate sobre la comida típica del país al que viajas, así podrás saber cómo adaptarlo al régimen de alimentación diaria. Puedes buscar los alimentos que no conozcas en nuestro buscador de raciones de hidratos de carbono o utilizar alimentos que conozcas, como el pan o la fruta, para ajustar las comidas a las raciones que debes consumir.

Retomar la rutina al volver a casa

Una vez terminado el viaje, hay que adatarse de nuevo al día a día y reajustar la pauta de insulina de acuerdo a la que tenías antes de salir de viaje. Es recomendable retomar la pauta anterior de forma progresiva y no de inmediato. Si esto genera dudas, consulta con tu equipo de diabetes, ellos te ayudarán.

Y una vez hayas tenido en cuenta estos puntos, ¡no olvides disfrutar de tu viaje!

Última modificación: 
04/11/2019