Hospital Sant Joan de Déu Barcelona

Guía Diabetes tipo 1

Centro para la Innovación de la Diabetes Infantil Sant Joan de Déu

Batch cooking y diabetes tipo 1, ¿es posible?

Batch cooking y diabetes tipo 1 ¿es posible?
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Comidas
Serafín Murillo. Dietista-nutricionista Hospital Sant Joan de Déu
Serafín Murillo
Dietista-nutricionista

La falta de tiempo, la búsqueda de una alimentación saludable o el intento de evitar el desperdicio de los alimentos son algunas de las razones por las que el batch cooking está ganando popularidad en los últimos tiempos. El batch cooking, o cocinar por lotes, trata de aprovechar un momento de la semana, por ejemplo, el domingo por la tarde, para cocinar la mayor parte de los menús de la semana siguiente. Esta práctica no solamente ahorra tiempo y dinero, sino que también permite realizar una planificación saludable de las comidas de cada día de la semana.

Pero, ¿se puede practicar el batch cooking en personas con diabetes tipo 1?

Te proponemos algunos trucos y aspectos a tener en cuenta:

  1. Planifica. Antes de empezar es necesario planificar un menú para la semana y, para ello, la lista de la compra es una herramienta esencial. Puedes elaborar una lista con los alimentos básicos, los que nunca deben faltar en el menú semanal, y otra, con los alimentos nuevos o los que te apetece incluir para la próxima semana. Si tienes tiempo, es un buen momento para aprender más cosas de los alimentos, leyendo y comparando las etiquetas nutricionales.
  2. Aprovecha los ingredientes. En el batch cooking, se suele utilizar un mismo ingrediente en diferentes elaboraciones. Por ejemplo, el arroz puede formar parte de un primer plato de arroz con verduritas, pero también en forma de arroz salteado con piñones. Es importante elegir alimentos saludables y de índice glucémico bajo para estos alimentos que se repiten en el menú semanal.
  3. Controla las cantidades de hidratos de carbono. Puede ser una buena idea conservar los alimentos ya con la cantidad de hidratos de carbono (HC) que sueles utilizar. Por ejemplo, podemos preparar un plato de macarrones con carne picada que contenga 40 gramos de hidratos de carbono (4 raciones de HC) para utilizarlo como plato principal y otro de macarrones con tomate con solo 20 gramos de hidratos de carbono (2 raciones de HC), para utilizarlo como guarnición. Por supuesto, no olvides etiquetar en el táper o fiambrera con la fecha en la que lo has elaborado. En esta nota deberás incluir también el nombre del plato y la cantidad de hidratos de carbono que contiene.
  4. Atención al exceso de grasa. A veces, se suele preparar platos con mayor cantidad de grasa de lo habitual, en forma de salsas, queso rallado u otros aderezos. De esta forma son más apetecibles y se mantiene mejor el sabor hasta el momento de ser consumidos. Sin embargo, esto se debe tener en cuenta, pues una mayor cantidad de grasa puede tener efecto hiperglucemiante que se inicia a las 2-3 horas después de la comida.
  5. Ten en cuenta la retrogradación. Este fenómeno se produce por el enfriamiento de los alimentos ricos en almidón como pasta, arroz o patata. Al cocinar y posteriormente enfriar un alimento, se modifica la estructura de los hidratos de carbono, lo que dificulta su digestión y absorción. Como resultado, la retrogradación puede modificar el efecto sobre los niveles de glucosa en sangre, reduciendo las subidas o picos de glucemia después de las comidas.
  6. No olvides incluir alimentos frescos. Los alimentos frescos no deben faltar para hacer la alimentación más saludable. Por ejemplo, preparar una sencilla ensalada antes del plato principal o como guarnición.

¡Come saludable y ahorra tiempo con el batch cooking!

Última modificación: 
08/05/2022