Hospital Sant Joan de Déu Barcelona

Guía Diabetes tipo 1

Centro para la Innovación de la Diabetes Infantil Sant Joan de Déu

Ocho creencias sobre diabetes que no son ciertas

Niña con piruleta en la boca - Fell the silence - Flickr - CC BY-SA 2.0
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Control
Tags: 
Larisa Suárez - Pediatra endocrinólogo Hospital Sant Joan de Déu
Larisa Suárez
Pediatra endocrinólogo

En diabetes existen mitos que pueden dificultar el buen control de la enfermedad. Los mitos son creencias que forman parte de una cultura o de una comunidad, que las considera como verdaderas cuando no lo son.

Empieza conociendo estos ocho mitos sobre diabetes y ayuda a romperlos en tu entorno.

Mito 1: Comer dulces causa diabetes

La realidad es que la diabetes tipo 1 es una enfermedad de origen autoinmune donde el páncreas progresivamente deja de producir insulina. El aumento del consumo de dulces no causa diabetes tipo 1, pero su consumo debe ser limitado.

Sin embargo, el aumento de consumo de dulces o azúcares refinados puede condicionar un aumento progresivo del peso. La obesidad sí es un factor de riesgo para sufrir diabetes tipo 2.

Mito 2: Las personas con diabetes tipo 1 no pueden comer dulces

Lo cierto es que las personas con diabetes tipo 1, como todas las personas, deben cumplir con una alimentación equilibrada y sana, y limitar el consumo de dulces. En el caso de consumirlos se deben tomar en cuenta tres aspectos: el control de glucemia, las raciones de hidratos de carbono que se consumen y la administración de insulina.

Mito 3: La diabetes tipo 1 se puede tratar con pastillas

Falso. La diabetes tipo 1 no se trata con pastillas. El tratamiento de elección para la diabetes tipo 1 consiste en la administración de insulina en inyecciones de forma subcutánea varias veces al día. 

Este tratamiento compensa la destrucción de las células β del páncreas que son las encargadas de producir insulina, la hormona necesaria para mantener los valores de glucosa en sangre dentro de un rango ideal. 

Mito 4: Los niños con diabetes no pueden practicar deportes

Todo lo contrario: en el niño con diabetes tipo 1 se recomienda realizar ejercicio de forma regular, dado que, combinado con las dosis correctas de insulina y una alimentación equilibrada, mantiene al niño saludable y los valores de glucosa más regulados. 

En niños con sobrepeso u obesidad y diabetes tipo 2, hacer ejercicio de forma regular y constante es uno de los pilares fundamentales para su tratamiento, junto con seguir una alimentación saludable.

Mito 5: Si un niño con diabetes tipo 1 necesita aumentar las dosis de insulina significa que está descontrolado o que hay empeoramiento de la diabetes

Esto es falso. Las necesidades de insulina de los niños van variando progresivamente y debemos ajustar la dosis de insulina a esos cambios durante el transcurso de la vida, y en especial en la infancia y en el período de la pubertad.

A decir verdad, son varios los factores que pueden influir en los niveles de glucosa: la cantidad de hidratos de carbono que se consumen, la realización de actividad física, la liberación de hormonas necesarias para mantenerse activo, crecer y desarrollarse hasta ser adulto, otra enfermedad intercurrente, etc. Por ello, si necesitamos aumentar las dosis de insulina no significa que haya empeoramiento de la diabetes, significa simplemente que el cuerpo necesita más dosis de insulina.

Realizar los controles de glucosa y valorar los resultados es la mejor forma de ir ajustando progresivamente las dosis que el niño va necesitando en el transcurso de su vida. 

Mito 6: Las personas con diabetes tipo 1 deben comer alimentos “especiales para diabéticos”

La realidad es que las personas con diabetes tipo 1 no tiene porqué comer alimentos “especiales para diabéticos”. Lo que sí deben hacer es cumplir con una alimentación equilibrada y sana como cualquier otra persona. 

Por lo general, a las personas con diabetes tipo 1 se les enseña a distinguir los grupos de alimentos, a cuantificar los hidratos de carbono que estos contienen y a conocer los edulcorantes. En caso de duda, deben consultar con su equipo de diabetes.

Mito 7: La diabetes se puede prevenir

Hasta el 80% de los casos de diabetes tipo 2 se puede prevenir cambiando los hábitos familiares en casa: la alimentación, aumentando la actividad física y controlando el peso.  

En cambio, la diabetes tipo 1 no se puede prevenir. 

Mito 8: Los niños con diabetes tipo 1 deben evitar los hidratos de carbono

¡Ni hablar! Los hidratos de carbono son la principal fuente de energía del organismo y deben proporcionar entre el 50-55% de las calorías que se ingieren cada día. 

Si se sigue una dieta baja en hidratos de carbono la proporción de proteínas y grasas será mayor, y esto, durante un período prolongado de tiempo, puede hacer aumentar los niveles de colesterol en sangre e incrementar el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Las personas con diabetes tipo 1 deben consumir un plan de alimentación equilibrada y sana.

Ante cualquier duda con respecto al control y tratamiento de la diabetes, no dudes en preguntarle a tu equipo de diabetes.

Última modificación: 
14/10/2015