Hospital Sant Joan de Déu Barcelona

Guía Diabetes tipo 1

Centro para la Innovación de la Diabetes Infantil Sant Joan de Déu

Cuidado de la piel y diabetes tipo 1

piel y diabetes tipo 1
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Control
Rocío Carmona
Rocío Carmona
Enfermera de educación terapéutica en diabetes

El uso cada vez más habitual de dispositivos para el manejo de la diabetes, como monitores continuos de glucosa (CGM), sistema Flash de monitorización de glucosa o bombas de infusión continua de insulina (ISCI), ha generado una creciente preocupación por el cuidado de la piel en las personas con diabetes.

Estos sistemas para el manejo de la diabetes van acompañados de un adhesivo que se fija sobre la piel, que generalmente se tiene que reemplazar a los dos o tres días, en el caso del catéter de la bomba de insulina; al cabo de catorce días, en el caso del sistema Flash; o tras siete días, en el caso de otros sensores CGM.

Especialmente las personas con sensibilidad en la piel pueden sufrir problemas dermatológicos por el uso continuado de estos sistemas. Si los problemas en la piel persisten, las personas pueden sentir cierto rechazo hacia el uso de estas tecnologías para el manejo de la diabetes.

Antes de que los problemas dermatológicos se conviertan en una razón para interrumpir el tratamiento y tener que buscar alternativas, se pueden tomar medidas preventivas para mantener la integridad de la piel.

Medidas preventivas para el cuidado de la piel

Para mantener una piel sana aconsejamos seguir estas recomendaciones:

  • Es muy importante limpiar adecuadamente la piel y secarla completamente antes de colocar el sensor y el catéter.
  • Es necesario eliminar cualquier rastro de aceites y cremas de la zona antes de colocar un dispositivo.
  • Se recomienda probar distintos tipos de apósitos hasta encontrar el que mejor se ajuste a cada piel y dispositivo. En el mercado hay multitud de posibilidades a la hora de escoger apósitos adhesivos, según el tamaño, la forma (precortados o rollos para cortar a medida), el tipo de adhesión, si son antitranspirables o transpirables, si son hipoalergénicos para minimizar la irritación... Aunque los más utilizados son parches hipoalergénicos con películas transparentes y cintas o “tiritas” tipo kinesiología, también se pueden combinar productos.
  • Los adhesivos con excesivas propiedades adherentes pueden causar lesiones en la piel en el momento de la retirada.
  • Se debe retirar cuidadosamente el adhesivo usando agentes que eliminen el pegamento, como aceites o productos de venta en farmacias.
  • Se debe evaluar el estado de la piel cada vez que se retira el sensor o el catéter para cambiar el adhesivo y comprobar si hay evidencia de algún daño. Después, conviene rehidratar la zona con crema hidratante para que la piel se vuelva a regenerar.

Cómo evitar la irritación de la piel

Los propios adhesivos podrían irritar la piel. Para evitar la irritación se pueden utilizar métodos barrera que aíslen la piel del adhesivo. Los hay líquidos y sólidos en forma de apósito. Una vez la piel está limpia y seca, se coloca la barrera y después se inserta el sensor o el catéter.

  • Si se usa el método barrera de tipo líquido, se debe dejar secar antes de insertar el sensor o el catéter.
  • Si se usa el método barrera de tipo parche, el catéter se puede insertar directamente encima del parche. Sin embargo, si se va a usar el sensor es aconsejable hacer un orificio en el apósito barrera antes de ponerlo sobre la piel. El sensor se insertará a través de este orificio.

Es importante nutrir e hidratar la piel de forma tópica para optimizar su integridad. En las visitas con el equipo de diabetes, valoramos el estado de la piel para identificar zonas que presenten lipodistrofias y valorar la absorción de la insulina, así como para determinar su estado, puesto que si no tenemos un buen control metabólico la cicatrización del tejido se verá perjudicada.

Por eso es tan importante rotar las zonas de inserción del sensor y el catéter, dar tiempo a que se recupere la zona antes de volver a insertar cualquier sistema e hidratar las zonas para que se regenere la piel.

Cómo tratar la piel en caso de reacción alérgica

Las reacciones alérgicas a los materiales pueden ser todo un reto. En primer lugar, hay que identificar cuál es el problema y valorarlo con la ayuda de un dermatólogo.

  • Si la piel está intacta y no molesta, se puede aplicar loción hidratante para calmar y proteger la zona.
  • Si la piel está intacta pero irritada, tu equipo de diabetes te indicará la loción adecuada para tratarla.
  • La piel lesionada debe ser vigilada para evitar infecciones.

Si tienes dudas sobre el cuidado de la piel, consulta con tu equipo de diabetes para recibir indicaciones personalizadas.

Última modificación: 
27/11/2019