Hospital Sant Joan de Déu Barcelona

Guía Diabetes tipo 1

Centro para la Innovación de la Diabetes Infantil Sant Joan de Déu

¿Cómo manejar la diabetes tipo 1 en niños y niñas con trastorno del espectro autista?

¿Cómo manejar la diabetes tipo 1 en niños y niñas con trastorno del espectro autista?
Edad: 
0 a 5, 6 a 8, 9 a 13, 14 a 18
Control
Paula Ximena Molina Giraldo - Pediatra endocrinòleg Hospital Sant Joan de Déu
Paula Ximena Molina Giraldo
Pediatra endocrinólogo

La diabetes tipo 1 (DT1) y el trastorno del espectro autista (TEA) son entidades crónicas que se pueden presentar en la infancia, pero cuando lo hacen de forma combinada supone todo un desafío para su gestión.

El TEA es un trastorno del neurodesarrollo que implica alteraciones en la interacción social, la comunicación y el comportamiento, siendo característica la presencia de intereses restringidos y comportamientos repetitivos.

En las personas con diabetes tipo 1, el TEA tiene una prevalencia similar que, en la población general, pero la de ambas ha aumentado en las últimas décadas, por lo que es de interés abordar su coexistencia.

¿Qué dificultades se presentan en la gestión de la diabetes tipo 1?

Aunque las dificultades en la comunicación, debido a la sintomatología del TEA, podrían dificultar el diagnóstico de diabetes tipo 1, diferentes registros internacionales describen que la presencia de cetoacidosis en el debut de diabetes es similar a la población general, así como el acceso a dispositivos de monitorización continua de glucosa. Sin embargo, el acceso a bombas de insulina es menor en personas con TEA (1-2).

Las personas con TEA pueden tener dificultades en el momento de incorporar nuevas tecnologías y dispositivos para el control de la diabetes, ya que los efectos que producen nuevos estímulos sensoriales como la presencia de un catéter o la existencia de alarmas pueden generar una resistencia al cambio y periodos de angustia y confusión.

A pesar de este contexto, las exposiciones graduadas, los procedimientos de desensibilización y la asesoría previa pueden disminuir potencialmente cualquier impacto negativo del uso de la tecnología, y de esta manera lograr un acceso a estas herramientas que pueden ayudar a lograr un buen control metabólico en las personas en las que coexisten diabetes tipo 1 y TEA.

Un ejemplo de cómo el uso de tecnología puede mejorar el control glucémico es el uso de dispositivos de monitorización continua de glucosa intersticial, que son especialmente útiles en personas con TEA en las que puede existir una limitación para reconocer y comunicar los síntomas de hipoglucemia.

¿Qué facilita un buen control de la diabetes tipo 1 en los niños y niñas con TEA?

Pero, a pesar de las limitaciones, algunos rasgos asociados al TEA pueden proporcionar un beneficio en el tratamiento de la diabetes, entre estos podemos nombrar las actividades diarias más rutinarias y la menor variabilidad en la cantidad y el tipo de alimentos. A su vez, existe una mayor participación de las familias en la gestión de la diabetes tipo 1.

Esto explicaría que en diferentes estudios se muestre que los menores con TEA logran un control metabólico de la diabetes tipo 1 equiparables a quienes no presentan las dos condiciones.

La adaptación de los contenidos educativos, la forma de comunicarlos para lograr la mayor comprensión posible y la identificación y abordaje de las interferencias sensoriales, así como el esfuerzo por garantizar un acceso equitativo a tecnología y el apoyo cercano a los cuidadores, son fundamentales en la atención integral de estas personas en las Unidades de Diabetes.

Bibliografía

Bethin KE, Kanapka LG, Laffel LM, Majidi S, Chaytor NS, MacLeish S, et al. Autism spectrum disorder in children with Type 1 diabetes. Diabet Med [Internet]. 2019;36(10):1282–6.

Stanek KR, Youngkin EM, Pyle LL, Raymond JK, Driscoll KA, Majidi S. Prevalence, characteristics, and diabetes management in children with comorbid autism spectrum disorder and type 1 diabetes. Pediatr Diabetes [Internet]. 2019;20(5):645–51. 

Última modificación: 
19/10/2022