Hospital Sant Joan de Déu Barcelona

El debut de María

Muñecas
Edad: 
0 a 5
Jordi Layola - Padre de una niña con DM1
Jordi Layola
Padre de una niña con DM1

Nuestra hija María debutó hace dos años, con tres años acabados de cumplir.

Todo el mundo tiene fechas señaladas, pero un rasgo común en los padres de niños con diabetes tipo 1 es recordar la fecha del debut, como un antes y un después en sus vidas.

He revivido muchas veces y he repetido la película de aquel día. “Entramos” en la diabetes T1 con una cetoacidosis diabética; María estuvo en peligro toda esa oscura noche. No explicaré detalles. Sólo deciros que la manera de empezar nos hizo ver de manera contundente y traumática lo seria y grave que es la enfermedad. 

Para la mayoría de personas, la diabetes es como tener colesterol… “Si te cuidas y tienes cuidado lo bajarás y mejorarás tu situación”. 

Al principio, no sabes bien qué te están diciendo, y una vez superas el choque inicial, caes en una especie de duelo porque te dicen que es una enfermedad crónica y tu hijo es insulino-dependiente de por vida.

Entramos en urgencias con una aparente neumonía y después de pasar una crisis terrible y unos días en el Hospital, salimos con todo un manual de instrucciones: 

  • Qué hacer antes y después de cada comida, contar los hidratos de carbono de cada comida, ¡y hasta pesar la comida!
  • Hacer un seguimiento (control) cada 3 horas.
  • Inyectar insulina. Sin tener ningún tipo de experiencia.

Cada pinchazo es un pinchazo directo al alma. Cada llanto de mi hija és un “¡por qué ella y no yo!”, y la impotencia es asfixiante.

Debes saber, padre/madre, que no hay peor mal que la desesperanza. En la adaptación a la nueva realidad vamos pasando por diferentes fases. Digan lo que digan, tengo una certeza que quiero compartir: aunque tal vez sientas desesperación, debes saber que al final saldrás adelante.

  • Tú lo sufrirás mucho más de lo que en realidad lo sufren los niños (sí, ellos tienen diabetes y nosotros no, y eso es muy injusto), pero de manera real los niños son niños y felices por naturaleza.
  • No hay mejor motivo para seguir adelante que esforzarse en aprender y controlar la diabetes tipo 1 de tu hijo/a. Cada buen control es un pequeño triumfo.
  • Poco a poco, y con la experiencia, desarrollarás pequeñas estrategias para alcanzar los pequeños objetivos de cada día.
  • La diabetes le exige mucho a en un niño: alto nivel de responsabilidad, disciplina y madurez. Esto de entrada puede saber mal, pero le ayudará en el futuro. Y no lo olvides, ellos siguen siendo niños y por naturaleza, felices.

Sobre los padres CIDI

No somos un grupo de autocompasión; nada más lejos de la realidad. La mejor fuerza es la unión de personas interesadas en mejorar el tratamiento y la comprensión hacia nuestro día a día. Por eso tenemos que hacer lo posible para difundir el conocimiento y la sensibilización hacia nuestros niñ@s y avanzar hacia un futuro mejor.

Comentarios

Entradas relacionadas